Niños índigo

Sobre los niños (y adultos) índigo

Nancy Ann Tappe en su libro "Entendiendo la vida a través del color" (1982) utilizó el concepto de índigo para describir personas que respondían a ciertas características en común.

Esta autora, define así, intuitivamente, formas de conducta diferentes que identifica con un determinado color, que se proyecta en el aura de cada persona. Sugiere de esta forma. un sistema de naturaleza metafísica muy revelador. Hacia 1980, Tape descubrirá que además de la clasificación tradicional que ella había desarrollado se encotraba en proceso de transformación. De esta forma, algunos colores como el fucsia o el magenta se hallaban en retirada para dar lugar a nuevos colores.

Según Tappe, un nuevo color se reflejaba en el aura de un niño recién nacido, hijo de un psiquiatra cuya esposa supuestamente tenía problemas para concebir. El niño, finalmente falleció a los seis meses por complicaciones de su delicada salud, pero la autora estaba persuadida de que el color de su aura era diferente a ningún otro visto antes.

Otras autores como Aisenberg y Melamud sostienen que pese a su descubrimiento aparentemente tardío, las almas índigo influyen en el planeta desde el siglo XVIII y que fueron pioneras en los procesos tranformadores que alcanzarán su apogeo durante la Era de Acuario.

Características de las almas índigo

  • Intuitivamente saben quienes son, que necesitan y qué es verdadero.

  • Poseen una calidad moral que les permite descubrir intuitivamente la mentira, el engaño, la manipulación y la hipocresía.

  • Poseen valores y prioridades que responden a una vivencia particular del universo

  • Poseen una sensibilidad sensorial más desarrollada que el común de la personas. Incluso a menudo, talentos extrasensoriales.

  • Tienen el don de la empatía especialmente desarrollado, confundiendo a menudo los sentimientos ajenos con los porpios. Consecuentemente, establecen un vínculo espirtual de notable profundidad con el entorno.